Lo que pienso, lo reflejo…

Cuida tus palabras, hazme caso, lo que dices es energía y termina por decretar tus días y así se va tejiendo tu historia, tu vida. Pero atención que tus palabras son resultado de tus pensamientos es así que si vas a entrenarte en algo, hazlo en tu forma de pensar…

Si quieres correr un maratón entrenas ¿Cierto? Si quieres ser el mejor en esto o en aquello, practicas ¡Verdad! Por qué no entonces dedicarle tiempo y atención a la forma en la que estructuras tus pensamientos. Tu sistema de creencias no es algo con lo que se naciste, lo vas construyendo durante tu vida y es modificable.

La forma en la que ves el mundo tiene todo que ver con la sociedad que te rodea, con lo que viste y escuchaste a lo largo de tus primeros años, la religión o no religión que profesas, pero más allá de esos pensamientos y palabras habita la verdad, lo que llamamos sentido común. Es a través del mismo que escuchas nuevas ideas que pueden o no hacerte lógica y aunque se pelean con tus creencias te llaman la atención.

Ábrele las puertas al mundo que te rodea…

Comienza por darle oportunidad a una de estas “ideas nuevas” y así empieza a trabajar en la expansión de tu conciencia, poco a poco ábrele las puertas al mundo que te rodea, con respeto y cautela pues nada es verdad absolutamente y nada es imposible si los estas viendo y aún si no lo ves todavía.

Es cierto que tener una estructura de pensamiento te beneficia pues facilita tu camino para crearte una idea de lo que te rodea pero no olvides jamás que es sólo una idea y no la única posibilidad para describir y entender cualquiera que sea la situación o circunstancia. Digamos que la clave es entender que percibes lo que sucede y generas un criterio al respecto gracias a tu sistema de creencias pero que este está limitado por tus cinco sentidos. Si puedes entender esto, puedes modificarlo a tu favor y empezar a entrenar tu forma de pensar.


El beneficio mayor es que a partir de elegir la forma en la que percibes el mundo el mundo comienza a cambiar, es una especie de milagro, estamos vulnerables ante cualquier evento de nuestra vida si no podemos controlar cómo vamos a leer, desde qué punto de vista, aquello que nos sucede, nos ha sucedido y que inevitablemente nos pasará. Por el contrario cuando cuentas contigo mismo para analizar la vida a tu favor te vuelves poderoso, pues cuentas con la mejor y más efectiva de las armas, una mente entrenada que no va a tomarte por sorpresa mandándote al banquillo de los deprimidos y de las víctimas.


La invitación es a sucederle al mundo.

Aprender a pensar es posiblemente una de las mayores bendiciones que puedes regalarte, y no sólo estoy pidiéndote algo superficial, (no veas lo que no te conviene, sólo lo que te hace feliz) esta sería una invitación a lalalandia y no creo que podamos evolucionar en esta “tierra rosada” lejos, lejísimos de esto, la invitación es a desmenusar los acontecimientos, tomar lo mejor de ellos, agradecer la lección en cada uno, y avanzar, más libre, más fuerte, con la felicidad que da el poder elegir la forma en la que percibes el mundo, sin que este te suceda. La invitación es a sucederle tu al mundo.

A atreverte a pensar distinto, a celebrar el mundo como tu quieras hacerlo, no como se supone que deberías. A agradecer cada uno de tus días, a la gente que llega, a la que se va, a aquellos que te han insultado, a ser un activo y no un pasivo, a ser desde el placentero entendimiento de que lo que pienso, lo reflejo.

Yo sí creo en el amor…


… Todos queremos creer y es que todos queremos sentir, esa es la cosa con el amor, es una promesa que nos llega a través de historias, cuentos, novelas, palabras, frases que emocionan y un día tenemos edad suficiente para salir a su encuentro y emprendemos la aventura en la búsqueda del amor y los miedos de otros corazones rotos, las diferencias, el destiempo, necesario casi siempre, aunque casi nunca ni entendido, ni bien recibido nos empiezan a convencer de que es un mito, de que no existe, que eso que estamos buscando no es verdad y no existe…


Pero el amor es posiblemente la única verdad, y es que el amor es lo que realmente somos, de donde venimos y a donde vamos, por eso al tratar de expresarlo, exaltarlo, recrearlo, sentimos tantas cosas, por que el amor es la verdad y por eso yo si creo en Él. Yo si creo en el amor.


El enamoramiento no es Amor.

Ahora hay que pensar en el enamoramiento, nada ha sido más profundamente confundido con el amor que el sentir mariposas en la panza, producto de un cóctel hormonal, químico, que ya se ha comprobado que tiene una duración, así entonces, ha aparecido incluso quien aún confundido en las palabras y apoyado por la ciencia se ha atrevido a sostener que el amor tiene duración y si acaso es cierto que existe, se acaba.

El amor no puede acabarse pues no empezó en ningún lugar. El amor es, es una corriente de vida, es una verdad que al caerse las mentiras brilla intensamente, se queda con el escenario completo, somos ese amor, cada uno de nosotros y con mayor fuerza en conjunto. Pero cuando se trata del amor por alguien más entonces esa energía que encuentra un foco de atención si tendrá que decidirse en un principio y más adelante tendrá que moldearse a voluntad, la primera decisión es a dejarse sentir y esa energía, ese amor se mezcla con el enamoramiento y logra una intensidad que puede hacernos mover continentes, crear vida, conquistar lo que parecía inconquistable… Pero cuando la emoción desciende necesariamente y sólo queda la verdad, el amor y la necesidad de alimentarlo, crecerlo y trabajar, son pocos los que se atreven a quedarse, es así que muy pocos seres humanos puedan dar testimonio de esa tierra lejana que por lo tanto para una inmensa mayoría entra en el mundo de las utopías, las ilusiones y los mitos…

El amor existe.

Es entonces que me atrevo a decirte desde ésta tierra lejana que te atrevas a surcar el mar, a pasar las tormentas por que existe, la tierra del amor que da una fuerza a tu vida, brillo a tus días, que te enseña y te regaña cuando es necesario, ese amor que sostiene una relación después de cualquier cosa, es la verdad más verdad y no quisiera que te mueras antes de haberlo probado, de haber vivido su abrazo.

Es cierto que para llegar a esta tierra necesitarás de un cómplice, y es más cierto aún que las mujeres tenemos mucho más claro el mapa para llegar que los hombres, pero si no empezamos ya a hablar de esta tierra, terminará por desaparecer y quedar sólo en la memoria de algunos y cuando estos ya no estén en este mundo para poder hablar en primera persona de el verdadero amor, porque lo han vivido, entonces morirá para nuestra posible percepción… No aceptes menos que un verdadero hombre a tu lado, un hombre que te pueda ver a los ojos y pueda decretar mirándote ‘Yo si creo en el amor’. Entonces cada hombre tendrá que llegar a convertirse en un cómplice perfecto, no le quedará otra opción. Confío en que esta Tierra siga viva y muchos mas lleguen a vivir el amor y no dejen morir a los años su oportunidad cuando el enamoramiento se marcho, y confío en esto porque Yo si creo en el amor.

Claudia

Ser Madre, más allá del rol

Con que facilidad vemos a un niño haciendo un berrinche y juzgamos si está bien o mal, si esa mujer es buena o mala Mamá.

Con que facilidad juzgamos y punto, y todos lo hemos hecho, esa es la verdad. Hoy que soy Madre, que tengo nueve meses viviendo la más hermosa experiencia de mi vida, pero al mismo tiempo la más exigente de todas, la que más puede enloquecer y deprimir y al mismo tiempo extasiar y nutrir a un ser humano, entiendo. Entiendo a mi Madre, entiendo a las madres, me conmueven las que o han contado con ayuda, las que han tenido que trabajar a diferencia de aquellas que quieren hacerlo.

Hoy quiero parar y pensar en este anhelado momento, en casi todas, y hablar desde el corazón. Ser Madre más allá del rol, de lo que se supone que deberíamos hacer y conectar con aquello que nos nace hacer, amarlos, traerlos para todos lados, que nos respeten al hacerlo, que se aprecie a la mujer en su etapa de Madre como la Diosa que es. No es sólo hacer la vida dentro de tu vientre y entonces al momento del alumbramiento ya se acabo, estas haciendo a tus hijos cada día, con el ejemplo, con la compasión que les muestras, con tu presencia, con tu amor, amamantando…

Como mujeres hemos sido llamadas a participar en la vida de la forma más preciosa, pero necesitamos de una sociedad conciente que nos abraza durante toda esa etapa, como Madres, que nos respete, que nos cuide para lograr que estos hijos que hemos traído al mundo tengan a la mejor Madre posible, que ojo, no es la que no regaña y lo permite todo, ni la que no trabaja para estar siempre para sus hijos, la mejor Madre posible, es esa que va más allá del rol, es la mujer fuerte, llena de vida, feliz, que puede entonces, desde ese lugar compartirse con sus hijos.


Es posible reinventar el rol de Madres, pero no puede ser desde afuera, esto que estamos necesitando lo debemos compartir para con otras Mujeres, tenemos que encarnarlo y entonces podremos salir a pedirlo.

Queremos ser respetadas, valoradas, que se legisle a favor de las Madres, hagamos el trabajo de convertirnos en estas mujeres que lo merecen y se dará de forma natural…

Yo he trabajado, hecho, ido y venido estos meses con mi hijo, he tenido juntas en las que en medio de la mesa de la sala de reuniones esta mi hijo, he amamantado en medio de restaurantes, juntas, reuniones, pero no he pensado ¿estará bien? ¿estará mal? Lo he hecho, y la sociedad me ha abrazado, creo que los dos primeros años de un niño su Madre es indispensable para Él, ¿sólo yo puedo hacerlo? ¡No mujeres! Todas podemos conquistar ese respeto. El primer paso Ser Madres, más allá del rol.

Para Creer, Crecer, y Crear…

¿Son todas las historias que creemos verdad? ¿Aquello en lo que depositamos nuestra Fe profunda y totalmente tiene sentido? y es que, pocas veces nos detenemos a analizar nuestras creencias, así no podemos crecer fluidamente y limitamos nuestro maravilloso acto de crear.

Tenemos que abrir bien los ojos frente a nuestras creencias, desnudarlas y enfrentarlas, este acto, necesita valor, necesita que paremos la mente y podamos sentir porque sólo aquello que nos hace sentido es lo que sigue funcionando, creemos en mucha palabra muerta, es decir, en historias que ya caducaron pero que seguimos arrastrando y así el peso de las mismas no nos deja crecer, no nos permite desarrollarnos libremente y en salud, pues las enfermedades son muchas, muchísimas veces pensamientos que no nos funcionan pero que seguimos repitiendo y repitiendo hasta quedar atrapados en ellos…

Crecer, evolucionar es la misión común de los Seres Humanos, atendemos a la evolución somos prueba de su constante, todos hemos escuchado o dicho alguna vez una frase como ésta… “Estos niños cada vez vienen más revolucionados” es decir, evolucionados. Y cuando la evolución es libre gracias a que las creencias no se toman como dogmas si no que vienen y van libremente podemos crear, crear la vida que anhelamos, las historias que deseamos, los sueños que nos emocionan.


Date permiso de abrir este ciclo 2011 creyendo sólo aquello que te funciona y que te conviene, francamente, para qué quieres conservar creencias que te limitan, que no te ayudan a sonreír o levantar cabeza cuando afuera se está poniendo difícil… ¿De qué te sirve conservar ideas que te lastiman? El crecimiento no es opcional, crecemos por la “buena” o a la “mala” pero hay que crecer, no es mejor hacerlo gracias a un buen libro que a una experiencia fea, gracias a una decisión personal tomada llena de valor ¿que a la de a fuerza?

Piensa qué camino deseas tomar y agárrate de las oportunidades que nos hemos impuesto los seres humanos como lo es la celebración de un año nuevo, empezar este nuevo ciclo puede ser un gran pretexto para recrear tu sistema de creencias y así colocar en tu sistema esas que necesitas para impulsarte a creer eso que usarás a tu favor para crear una realidad abundante, que te sonríe, que te gusta vivir… y esto sólo puedes decidirlo tu.


Puedes ver en el mundo las muchas y muy diferentes historias que se viven, ¿cual es la que quieres seguir? o mejor aún ¿cuál es la que TÚ quieres CREAR? Esta es una opción para tu encarnación en este plano y antes que ésta está la opción de diseñar tu propia creación para así vivirla, la forma de llegar a esa realidad es la práctica para entonces lograr la maestría, y volverla una realidad, cuentas con muchos aliados en el cielo que están esperando que voltees a pedir su complicidad para así entrar en acción y colaborar en tu propio paraíso… ¡Te vas a decidir a creerlo, para crecer y así crearlo! Esa es la pregunta que decido hacerte yo para comenzar este 2011… la respuesta está en ti, es tu decisión, es tu creación y será tu próxima parada… ¡buen viaje durante este nuevo año!

Bailar en la luna…

Tenemos grandes oportunidades para abrazar el día a día sin embargo también tenemos muchos pretextos para ser infelices, la historia la contamos a partir de una primera decisión: Dónde poner nuestra atención.

Cada día tiene su magia, tiene sus razones, su propia energía y si NO nos permitimos enterarnos, no podemos conectar y cuando no podemos conectar es cuando todo pierde ritmo, fluidez y sentido. Encerrados en la pequeña caja que es la sociedad desarrollada por la mano del hombre nos queda poco espacio para movernos, tenemos que salir de la caja y escuchar más verdades para poder crear una vida a nuestro propio gusto y definitivamente tenemos aliados para ello, es aquí que la luna es cómplice…

La vida es cíclica y al final todo vuelve…

Los ciclos lunares son perfectos para entender los momentos por los que transitamos en esta tierra, luna nueva, la siembra, el inicio, luna creciente, tiempo para crecer y florecer, luna llena, de cosecha y luna menguante, momento de limpiar para comenzar de nuevo; este orden aplica a cuanto nos rodea y definitivamente aplica para entendernos a nosotras mismas, sin embargo dejamos de observar, dejamos de bailar con la naturaleza.

Te invito a bailar, te invito a bailar en la luna, a gozar de cada momento pues cada evento de la vida es precioso y es necesario para el siguiente, pero al recibirlos y despedirlos bailando la perspectiva cambia, puedes soltar la presión que significa estar esperando esto o lo otro y más trascendental aún dejar ir lo que ya no esta, sabiendo que la vida es cíclica y que al final todo vuelve, distinto, con otra cara pero vuelve, estamos viviendo en desarmonía con nuestra propia naturaleza para correr a conectarnos con el afuera con un tiempo sintético que mide de forma estricta y en el que sólo las oficinas encajan, y sí trabajar es maravilloso, son oportunidades de crecer, de crearnos pero no somos ese trabajo que tenemos, no somos la ropa que usamos ni el coche, tampoco la casa que habitamos, y aún más profundo ni siquiera el cuerpo a través de el cual interactuamos con el mundo, somos mucho más pero enfocándonos en lo material perdemos el sentido de lo que vale la pena y realmente nos llena, que sin duda es alimentar el espíritu, llenarnos de vida, de emociones, de alegrías, de momentos sin tiempo, sin límite, sin estructuras…

Observa…

Bailar en la luna es un pretexto la intención real es perder el control y soltar las ideas que te limitan para gozar a plenitud de tu naturaleza creadora, de tu enorme poder, de tu potencial de ser Diosa y guerrera, de ser Ser Humano, de respirar sin prisa, de perder tu reloj en lo más profundo de un cajón y tu agenda para conectar con tus ciclos reales y poder trascender esta historia de la que además ninguno saldrá vivo pero seguro que habrá quien saldrá con la victoria más grande, la conquista del alma propia, de los miedos que te pausan, de el sueño sin sentido.

Observa este mes los ciclos lunares, tanto nos hemos desentendido de lo que importa y nos hemos imbuido en lo que no, que a veces te será difícil ver la luna, pero trata de seguir su secuencia y aplicarla a un proyecto personal, seguro que su energía suma y te ayuda, suena a locura ¡pero qué no hemos visto que no son los locos los que salen victoriosos de esta experiencia que llamamos vida! Así espero verte hoy… bailando en la luna…